miércoles, 13 de enero de 2021

2021... allá vamos

El 2021 ha llegado como dejamos el anterior, con la misma incertidumbre en todos los sentidos. La pandemia sigue bastante activa y descontrolada. El miedo está presente en nuestras vidas. Permanentemente. 
Ahora la tormenta Filomena! Aquí solo hace frío, tan al sur y al nivel del mar es difícil o imposible que nieve. 
Esto parecen las 7 plagas de Egipto. 
Mario ha vuelto al cole. El día 8 empezó sus clases y ha seguido hablando a su profesora, bueno, contestando a su profesora más que hablando por iniciativa propia, pero ya esto es muchísimo! También contesta a la profesora de apoyo y a la de inglés. Habla bajo, con la cabeza agachada, hay que pedirle que mire a los ojos y bueno, lo va haciendo. 
Noto que vuelve a casa con un poco de menos ansiedad, pero noto que la sigue teniendo. Sigue comiéndose las uñas o metiéndose los dedos en la boca, especialmente cuando ve televisión. Sólo lo dejamos ver televisión a mediodía, después de comer, alguna película o serie que le gusta. Después la quitamos para que juegue o lea, practiquemos la escritura. Ahora mismo salimos menos: frío, pandemia, cero encuentros sociales por las restricciones de reuniones. Pero sí que vamos a espacios abiertos para que vaya con su patinete o bicicleta con su hermano. 
Necesitan esparcirse. 
El viernes iremos a su primera sesión de terapia en AONES. La sesión es de 8:30 a 9:15 de la mañana, para que no pierda mucho tiempo de clase en el colegio, justo ahora que está mejor no quiero sacarlo de allí a mitad de horario. A ver qué tal va.
En principio voy un poco no es desconfiada, escéptica, no sabría cómo calificarlo. Hasta ahora no nos han dado mucha solución. Siempre nos han dicho esa frase que ya veo manida de "es timidez y maduración, dale tiempo" y se han pasado la pelota de unos a otros. Además siempre nos han dicho que no es un problema de lenguaje, si no de comunicación, por lo que el trabajo con la logopeda no compete, lo es con psicóloga. En el cole así nos lo trasladaron de nuevo a primeros de diciembre. 
Veremos qué tal. La chica en cuestión se llama Paola. Es logopeda y maestra de infantil. Mario sabe que va a volver a verla y en principio va bien. No sé en qué va a consistir. No me dejan entrar con esto de la pandemia. Hablaron con mi marido la primera vez que lo vieron mientras yo me quedé fuera con Mario. Soy muy pesada así que la llamaré para informarme. 

El mutismo es difícil de llevar...son dos niños: uno en la calle y otro en casa totalmente distinto.
El 23 y 24 de diciembre acabé en urgencias con Mario. Decía que le dolía la  barriga y por el sitio al que se refería me daba miedo que fuese apendicitis. Finalmente eran gases. Creo que todo lo que vivió desde ese 16 que consiguió hablar le dio tanta ansiedad que le creó malestar en su intestino. A mi también me pasa, así que lo veo muy probable. 
El día de reyes nos dimos los regalos en la calle con la familia. Mario lo pasó mal. Ser centro de atención, todo el mundo viendo su reacción al abrir regalos, todos preguntando... estaba muy muy avergonzado. Si hubiese podido esconder la cabeza bajo tierra cual avestruz, lo hubiese hecho seguro. Lo ayudé sin pasarme, dejando espacio, solo haciéndole saber que su padre y yo estábamos ahí y no tenía que temer nada. 
Su hermano también lo pasó regular. Aunque Adrián teniendo chocolate se relaja un poco más 😅. 
Adrián en la guardería ha empezado a hablar un poco también. Sólo suelta lo que se le pasa por la cabeza, no tiene un discurso muy coherente aún! Pero bueno, ahí vamos. 



2021... allá vamos

El 2021 ha llegado como dejamos el anterior, con la misma incertidumbre en todos los sentidos. La pandemia sigue bastante activa y descontro...