Entradas

Fin de ciclo

Imagen
 Llegamos al final del curso. Final de ciclo. Se acabó la etapa de infantil. Mario se va haciendo mayor! El curso acabó bien. Ha avanzado en lectura y escritura, aunque esta última tiene que mejorarla y el coloreado igual. Su seño siguió poniéndole retos: ir a darle un mensaje a la secretaria del centro, ir a pedir tizas, aprender y recitar una poesía. Todos los retos los superó bien. El día de la poesía fue especialmente difícil para él, pese a saberse perfectamente la poesía, iba muy nervioso esa mañana. Me pedía antes de salir hacia el colegio que hablase con su señorita Isabel y le dijese que no podía hacerlo. Lloró con un nudito en la garganta, lo consolé y le dije que si no podía, no pasaba nada, pero que podía intentarlo, que salía? bien, que no? no pasa nada, se vuelve a intentar otro dia. Iba por el camino cogido de mi mano cuando normalmente va solo, casi tuve que entrar con él y me repetía que hablase con la seño. Entró en su cole y se puso en la fila y hablé con Isabel, le

Que la vida es un carnaval...

Imagen
Como cantaba Celia Cruz, "no hay que llorar, que la vida es un carnaval...". Mi hijo pequeño lleva varios días cantando el estribillo a su manera. Me hace gracia, aún no tiene 3 años y me sigue alucinando la capacidad retentiva que tienen los niños.  Pues no, las penas cantando no se van, lo siento Celia, te olvidas un ratito de ellas eso sí. A mí la música siempre me ha ayudado a evadirme y a animarme, pero desde que fui madre no sé ni quién está el número 1 en los 40 principales por ejemplo, ni el 1 ni el 40! Cantajuego ocupó el lugar de la radio. Quitando algunas cantantes que son mis fijas y que cuando sacan disco mi marido inmediatamente los compra, no escucho más nada.  Bueno, sí, alguna vez me pongo una playlist de mis tiempos para recoger la casa🤣, aunque dura poco porque a los niños no les gusta 🤷🏻‍♀️. Últimamente las discusiones con Mario son más que continuas. Siempre las mismas cosas: lavado de manos, ducha, levantarse, acostarse, lavarse los dientes...cosas qu

Febrero...

Imagen
Llegamos al mes de febrero. No estoy muy activa con el blog. A veces pienso en eliminar las entradas y no seguir con esto. Me siento un poco absurda la verdad, no creo que me lea nadie 🤣. No lo hago por renombre, los que me conocen saben que la notoriedad no va conmigo. Simplemente me gustaría que se viesen a estos niños que sufren este trastorno. Que se hablase del mutismo selectivo, que se le diese la importancia que tiene. Hay más casos de los que pensamos.   La asociación española de mutismo selectivo y trastorno de ansiedad, a la que llegue buscando en Google información, tiene un grupo de WhatsApp en el que estamos 142 familias de España y del extranjero. 142 familias en las que hay uno o dos casos de mutismo, puesto que hay padres que tienen dos hijos y los dos padecen este trastorno. Y cuántas otras habrá que no sepan lo que tienen sus hijos o hijas, que piensen que es simplemente vergüenza o timidez, que se queden con el discurso de que hay que darles tiempo para

2021... allá vamos

Imagen
El 2021 ha llegado como dejamos el anterior, con la misma incertidumbre en todos los sentidos. La pandemia sigue bastante activa y descontrolada. El miedo está presente en nuestras vidas. Permanentemente.  Ahora la tormenta Filomena! Aquí solo hace frío, tan al sur y al nivel del mar es difícil o imposible que nieve.  Esto parecen las 7 plagas de Egipto.  Mario ha vuelto al cole. El día 8 empezó sus clases y ha seguido hablando a su profesora, bueno, contestando a su profesora más que hablando por iniciativa propia, pero ya esto es muchísimo! También contesta a la profesora de apoyo y a la de inglés. Habla bajo, con la cabeza agachada, hay que pedirle que mire a los ojos y bueno, lo va haciendo.  Noto que vuelve a casa con un poco de menos ansiedad, pero noto que la sigue teniendo. Sigue comiéndose las uñas o metiéndose los dedos en la boca, especialmente cuando ve televisión. Sólo lo dejamos ver televisión a mediodía, después de comer, alguna película o serie que le gusta. Después la

INICIOS EN LA ESCUELA

Imagen
Cuando Mario empezó la escuela temimos, cómo no, que pasase el año llorando. Y el primer año de infantil de 3 años casi fue así. El periodo de adaptación lo hizo bastante bien. El último día de esas dos semanas ya pasó 4 horas en clase y estuvo genial. Nosotros ya habíamos puesto en situación a su profesora. Aún así solicitamos pronto una tutoría para hablar en profundidad del tema. Tuvimos la mala pata de que Mario la semana que debía empezar la jornada completa se puso enfermo y cuando volvió al colegio...fue como ir a la guardería. Igual. Iba llorando por el camino. Tenía que acompañarlo llorando en la fila hasta la puerta de la clase. Y así meses. Una vez dentro se calmaba. En el patio no se separaba de su señorita.  Ya casi para final de curso empezó a desligarse un poco de ella y ella le pedía a alguna compañera o compañero que lo cogiese de la mano y paseasen. Creo que así pudo ser como se hizo más amiguito de Manuel. Porque estuvo en su mesa pero ese año su profesora los cambia

Un día para recordar...

Imagen
Hace un par de días que tengo pendiente escribir algo que ocurrió con Mario. Y es que ha conseguido hablar con su profesora! Más de dos años con ella y por fin lo consiguió! Es verdad que ha sido porque su profesora le ha "apretado" un poco, podría haber salido mal, pero no, ha salido bien! Todo empezó porque el lunes solicité por email a su seño una nueva evaluación psicológica por parte del centro a Mario, dado que el niño ha mejorado en muchos aspectos pero no respecto al habla con adultos. De alguna manera ella malentendió mi mensaje o yo no debí explicarme bien, ya que se sintió un poco molesta e incluso triste porqueb pensó que yo me quejaba de que ella no estaba trabajando con Mario. Para nada. Al contrario. Nunca he tenido quejas a nivel tutora, pero sí que pensaba y pienso que a nivel de psicología, pedagogía o logopedia se podría hacer y el colegio cuenta con esos recursos. Al día siguiente hablamos en la puerta del colegio, aclaramos el malentendido y me dijo que h

Sigamos pues...

Imagen
Sigamos con la historia!  Mario nació a las 38 semanas y tres días. Parto inducido, natural, sin epidural, ni calmantes ni casi tiempo porque fue muy rápido afortunadamente (y doloroso). Durante los primeros meses, pues mucho apego, nada de dormir en mini cuna, cuna, hamaca ni cama, solo quería mis brazos o los de su padre. Casi 8 meses dormí con él encima! Ya pasó. Sacrificado, pero pasó (luego se repitió con su hermano 😓). Justo al año comenzó a andar, a decir sus primeras palabras, aunque no sería hasta más tarde cuando rompería a hablar con "conversación" por así decirlo, a los dos años más o menos. Ya desde pequeño, lo típico, lo llevamos a parques, a cumpleaños, a reuniones con amigos o familia y ya notamos que él rehuía un poco de la gente. En el parque observaba a los niños, pero no se acercaba, si lo hacían con él, buscaba nuestro refugio, si había muchos niños decía "no, no, no" y no quería entrar. Con la familia no le gustaba tampoco, no se sentía a gust